lunes, 1 de agosto de 2011

¿UN DON MARAVILLOSO ?

Es triste que el ser “más listo de lo normal” se convierta en un castigo.
Al menos en el caso de mi hija, porque digo yo, que castigo es, el que prácticamente toda la adaptación en el colegio se fundamente en mandar un montón de deberes extra para casa, y considerar que el verano lo tiene que pasar la criatura, estudiando materias del curso siguiente, para tras un examen en septiembre decidir en que curso va a estudiar cada asignatura (dicen que eso es aceleración parcial).
Castigo es, no adecuar los contenidos y el ritmo al niño, sino que sea el niño el que tenga que realizar todo el esfuerzo adaptativo, tiene que mantener en clase el ritmo de los demás y se pretende que en casa, aparte de los deberes de todos sus compañeros, haga otros muchos porque tiene capacidad.
Si, está claro que capacidad tiene y esta hay que desarrollarla en casa, en actividades extraescolares y en la escuela; la casa y las extraescolares como apoyo están bien, como casi único complemento es excesivo.
Lo único que se está consiguiendo así, es que a la niña se le estén “indigestando” los deberes, y a pocas que nos descuidemos, la escuela y la casa van detrás.
Convirtiéndose de esta manera un don maravilloso en algo, desde luego, nada deseable.
De hecho mis dos hijos  opinan, estando de acuerdo por una vez en la vida, que vaya  “mala suerte” que han tenido con eso de ser “más listos”... (el niño por una razón similar).
Como padres, intentamos quitar hierro ante ellos, pero es que hay mucho hierro que quitar...
Lo único que pretendemos del sistema educativo es que nuestros hijos reciban una educación adecuada a sus necesidades, que les permita un desarrollo pleno, de una manera equilibrada y feliz (como cualquier otro niño).
Vivimos en Castilla la Mancha, una da las regiones de España más insensible con la educación de los niños con sobredotación intelectual, por lo menos hasta ahora.
Y yo me pregunto, ¿alguien gana con esta forma de proceder?
O hay un cambio que ampare a estas criaturas y adecue su educación o seguiremos perdiendo todos, tanto los niños (adultos del futuro), las familias, como la sociedad Castellanomanchega y por ende la Española  en general.


África Martínez Amezcua

1 comentario :

  1. No parece un sistema muy razonable el que cuentas, la verdad. Es como castigar al niño por ser más inteligente.

    Ahora, que estos niños tienen la bendición, aparte de sus evidentes dotes musicales e intelectuales, de tener una madre tan preocupada y formada en el tema como la que tienen.

    Un saludo, Manuel.

    ResponderEliminar