sábado, 13 de agosto de 2011

¿VACAS FLACAS PARA TODOS?

Según relata el libro del Génesis, José, hijo de Jacob y Raquel, salvó a Egipto y al pueblo judío de la hambruna,
de una manera tan aparentemente sencilla como guardar grano durante los años de vacas gordas, para tener que comer durante los de vacas flacas, fue el primer ahorrador documentado en la historia.

Muchos de nuestros gobernantes al igual que numerosas  personas y al contrario que José, durante las vacas gordas han gastado lo de las vacas gordas y lo de las flacas también.

Mientras todo ha ido bien, en nuestra sociedad se ha tendido a vivir por encima de las posibilidades económicas, acopiando deudas y gastos (en vez de grano), bajo la falacia de la abundancia eterna.

Aunque es cierto que la crisis financiera es global y afecta a todos los países, unos sufrirán más que otros, tenemos la fortuna de vivir en la parte más amable del mundo, hambre lo que se dice hambre no creo que vayamos a pasar (el que lo haga será por perder una talla de pantalón), lo que sí que tendremos es que apretarnos el cinturón, tengamos más o menos culpa de la situación, e intentar que las vacas vuelvan a engordar para todos.

Medidas de austeridad habrá que tomar y muchas, pero desde luego no creo que sea una medida de austeridad muy equitativa, subir el sueldo a unos pocos y engordarles a ellos las vacas, mientras que a otros muchos nos lo han bajado y nos han dejado las vacas más famélicas.
 

África Martínez Amezcua

No hay comentarios:

Publicar un comentario