domingo, 9 de octubre de 2011

FACTORÍAS DE SUPERNINIS

No entiendo el empeño por la escolarización obligatoria hasta los 16 años, al menos tal y como está planteada en el sistema educativo vigente.

¿De qué sirve escolarizar por escolarizar?

Si no va acompañada de unos resultados de enriquecimiento académico en conocimientos o en valores, la utilidad deja de ser educativa. Podemos obligar a un joven a estar escolarizado, pero no podemos obligarlo a ser educado.

Esta escolarización forzada no los favorece en absoluto y, además, destruye cualquier ambiente de estudio entre los demás alumnos.

No creo que sea provechoso estar en clase, ni aprendiendo, ni dejando aprender.

Ni que sea beneficioso inventar vueltas y revueltas, solo para que muchos obtengan un título de secundaria aun sin merecerlo en absoluto, como “premio” a su no esfuerzo, lo cual, parece más bien un refuerzo para el que no trabaja y un desprecio para el que sí.

Y ¿a qué nos conduce esto? A una generación todavía más rica en “ninis”, ni estudia, ni trabaja, ni valora el esfuerzo, ni hace, ni deja hacer… los “Superninis”.

Supongo que los que legislan llevan a sus hijos a educarse bien lejos de estas factorías de “Superninis”, si no otro gallo nos cantaría.



África Martínez Amezcua


No hay comentarios:

Publicar un comentario