lunes, 28 de noviembre de 2011

CARTA A MARIA DOLORES COSPEDAL

El pasado 8 de julio mi marido y yo enviamos una carta a nuestra Presidenta la Sra. María Dolores Cospedal.
En ella expresábamos nuestra preocupación por la educación tanto de nuestros hijos como de otros muchos niños castellano-manchegos en similares circunstancias. 

Dicha preocupación se centraba en el hecho de que en Castilla la Mancha se incumple con el derecho que tienen los niños con sobredotación intelectual de recibir una atención educativa adecuada a sus necesidades. Escudándose en la normativa vigente se niega la existencia de la mayor parte de ellos y los pocos que consiguen cumplir con los exigentes e inapropiados requisitos para “existir” son tratados con unos criterios poco claros y poco consecuentes con los recomendados por los expertos en la materia.

Creemos que no es una cuestión baladí, ni para nosotros, ni para nuestros hijos, ni para el 2-3% de la población en similares circunstancias, ni para el conjunto de nuestra sociedad que a la postre es donde revierten los frutos del sistema educativo.

Es cierto que a los veinte días de enviar la carta recibimos acuse de recibo, notificándonos que sería estudiada y respondida. Pero pasados los cien días de cortesía y llegando ya a los ciento cincuenta me pregunto si alguien va a contestar a nuestra carta, es más me pregunto si alguien la habrá tan siquiera leído.

Aunque en realidad lo importante no es que se nos conteste a nosotros, sino que se actúe respetando, amparando y protegiendo los derechos de unos escolares que, no nos olvidemos, son los niños de hoy y los cimientos de la sociedad del mañana.
 

África Martínez Amezcua


No hay comentarios:

Publicar un comentario