sábado, 10 de diciembre de 2011

EL EXTRAÑO PROCESO MADURATIVO

Según nuestra Presidenta, las medidas anunciadas el 2 de Diciembre, pese a ser impopulares, iban a ser aceptadas por el pueblo castellano- manchego gracias al extraordinario grado de madurez democrática alcanzado.

A mi entender, para aceptar como adecuadas dichas medidas, habría que haber pasado previamente por un proceso madurativo tendente a la sordera, ceguera y falta de entendimiento en general.

Visto esto yo aún no debo estar madura del todo, ya que recuerdo las promesas de su campaña electoral referentes a no tocar más el sueldo de los funcionarios, puesto que nuestro sacrificio era ya “suficiente” y sería recompensado en el futuro (quizás se llame recompensa a subir la jornada laboral a la par que seguir bajando el sueldo...). También recuerdo la promesa de que no se iban a recortar prestaciones sociales. Donde dije digo, digo Diego...

Y además, nos vuelven a recordar que estemos contentos, que hay quién lo pasa peor que nosotros, como si deslomarnos para estudiar una carrera y sufrir encierro monacal con su correspondiente desgaste social y vital para conseguir la tan ansiada plaza fija nos hubiera caído del cielo.

Por lo que se ve, los sufrimientos nos los comimos solos y ahora tenemos que repartir los beneficios... No creo que ninguno de nosotros nos neguemos a compartir, ahora bien sería de esperar que igual que ahora tenemos que compartir las penas en un futuro se acuerden de repartir con nosotros las alegrías, que dicho sea de paso en otros tiempos mejores, no tan lejanos, nadie las compartió con nosotros.

También creo que sería deseable que el proceso solidario fuera un pelín más generalizado. Da “gusto” ver la generosidad con que se comparten los frutos ajenos y la facilidad con que se atesoran los propios, subiéndose el estipendio algunos altos cargos o incluso cobrando varios sueldos en su propio alarde de solidaridad.

Lo que está claro por lo que se ve es que con memoria o no, culpables o no, maduros o no, vamos a tener que tragar hieles amargas, mientras otros se siguen tomando sus peritas en dulce.


África Martínez Amezcua

No hay comentarios:

Publicar un comentario