viernes, 2 de diciembre de 2011

LA HERENCIA DEL DESPILFARRO

Por lo que yo sé una persona normalmente hereda cuando tiene la desgracia de perder a un ser querido.

Por lo que yo veo ahora toca heredar sin que haya muerto nadie, mientras los “causantes” de tal herencia están vivos y coleando sin ninguna repercusión, que ya estamos todos los trabajadores para que nos repercuta.

Lo que está muriendo es el respeto al trabajo y a los trabajadores, que al final somos los que tenemos que pagar una deuda ajena de despilfarro, mientras que la mayoría de los despilfarradores siguen calentando escaños y sillones.

¿Es esta la justicia de nuestro sistema democrático?


África Martínez Amezcua



No hay comentarios:

Publicar un comentario