lunes, 16 de enero de 2012

DESTRUYENDO LA POESÍA

Gustavo Adolfo Bécquer, una de las figuras más importantes del romanticismo español, escribió en uno de sus poemas este verso:

“Mientras haya en el mundo primavera, ¡habrá poesía!”

Este poeta del siglo XIX no creo que fuera un visionario, ni que estuviera muy comprometido con el cambio climático, me imagino que más bien pensaría que la poesía era algo eterno, al igual que la primavera que el conocía.

Ahora en el siglo XXI estamos destruyendo nuestro clima, con la deforestación, los gases producidos por fábricas y medios de transporte, basuras y residuos en cantidades exorbitantes etc etc etc...

Todo esto desde luego no parece muy poético...

Si nuestra sociedad se sigue empeñando, estoy segura que conseguirá destruir la primavera que conoció Bécquer en su siglo XIX, y con ello la poesía eterna que soñó para los siglos venideros.


África Martínez Amezcua.


No hay comentarios:

Publicar un comentario