lunes, 23 de enero de 2012

LA POTENCIA SIN CONTROL NO SIRVE DE NADA

Me viene a la memoria, un anuncio, de una conocida marca de neumáticos, protagonizado por el laureado atleta Carl Lewis, calzado con unos enormes zapatos rojos de señora, rematados por esbeltos tacones de aguja.
Simulaba estar situado en los tacos de salida de una carrera de velocidad, listo para impulsarse raudo y veloz como el viento, una vez sonara el disparo de salida.

Este anuncio fue muy impactante en su momento, a nadie que lo viera se le podía escapar el detalle, de que si este señor salía corriendo con esos zapatos, tendría suerte si no acababa magullado o con algún quebranto.

El mensaje que la marca de neumáticos quería transmitir estaba claro, por mucha potencia que tuviera el motor de un coche, sin unos buenos neumáticos esta energía no se podía aprovechar de forma segura y eficaz.

Lo que con potencia de motor y neumáticos es fácil de entender, con potencia intelectual y herramientas educativas no parece tan sencillo.

Aunque un niño esté dotado con una gran potencia intelectual, esta ha de ir acompañada del entrenamiento adecuado, con las herramientas y la metodología idóneas a sus características, capaces de encauzar tanta energía. De no ser así, aún llegando a situarse en los tacos de salida de alguna “carrera”, difícilmente llegará muy lejos sin darse un trastazo y por supuesto ni soñar con impulsarse raudo y veloz como el viento.

Lástima que el descalabro educativo de un niño no sea tan impactante ni escandaloso como unos llamativos zapatos rojos con tacones de aguja, en los pies de un atleta de élite en la cúspide de la fama.


África Martínez Amezcua


No hay comentarios:

Publicar un comentario