jueves, 9 de febrero de 2012

DINERO LLAMA A DINERO

Me parece llamativo el dato de que el pasado año, en medio de la crisis, haya aumentado la venta de coches de gama más alta, mientras ha caído la de utilitarios,
de hecho Rolls-Royce ha cerrado 2011 con récord absoluto de ventas en sus 107 años de historia.

Las transacciones de viviendas de lujo es otro segmento que tampoco sufre dificultades. Es revelador que mientras se hunde y ultracongela la venta de pisos populares, la de viviendas de lujo con precios de más de un millón de euros se mantiene fresca y lozana como una rosa.

Como siempre hay gente con ingentes cantidades de dinero que no parecen sufrir crisis ninguna.

Igual que de coches y casas podríamos hablar de otros muchos artículos elitistas; el lujo está en auge.

El dinero es como la energía, ni se crea ni se destruye, solo se transforma. Y en este momento de transformación parece que a lo que estamos asistiendo es a una reubicación. De todos es conocido el dicho de que “el dinero llama al dinero”, como si de un imán se tratase, los bolsillos que están más llenos tienden a atraer el contenido de los bolsillos más desfavorecidos; bolsillos plenos, sin duda, de satisfacción con el devenir de los acontecimientos.

¿Cómo neutralizar estos fenómenos magnéticos? eso ya es otra historia...
 

África Martínez Amezcua
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario